El corralito de Merkel


corralito chipre

No existe el hombre del saco, la troika lo dejó sin techo ni ahorros.
Ahora se dedica a robar cobre.
No espere disponer de su riqueza.
Ni mucho menos espere a una jubilación justa y honrosa después de toda una vida dedicada al trabajo.
Viva para trabajar. Que ya le diremos cuando tiene que parar de hacerlo en nuestros hospitales privatizados.

Decía Santiago Ruisiñol que “Al trabajo le llaman virtud los que no tienen que trabajar, para engañar a los que trabajan”.
Más razón que un santo.
Los jubilados de antes disfrutaban de los nietos, los jubilados de dentro de veinte años llevarán a sus bisnietos a la guardería mientras disfrutan de un minijob en un cadena de comida rápida para poder pagarse la medicación contra la nueva enfermedad social:
La política.

Bitácoras votar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s